5 razones por las que a los niños les encantan los juguetes de peluche

Los peluches son una parte esencial de la habitación de todos los niños. De hecho, si el niño tiene un solo juguete, probablemente sea un juguete de peluche. Hay una amplia variedad entre estos juguetes, desde tigres y pingüinos hasta perros y elefantes y más. Aunque hoy en día existe una variedad de juguetes que pueden satisfacer los caprichos de todos los niños, los peluches no han perdido su atractivo. Es por eso que a su hijo le encantan los osos de peluche y los animales de peluche. En este artículo, te contaremos las 5 razones principales de este amor por estos bollos.

1. Fomentan el juego de roles.

Una vez que a los niños pequeños se les ha dicho todo el día qué hacer y qué no hacer, en algún momento quieren que se hagan pasar por adultos. Los juguetes de peluche son ideales para este propósito: mantener y educar a sus juguetes como adultos. Peluches pulpo reversible son ligeros y fáciles de transportar. Uno de los juegos favoritos de los niños es el juego de "mamá" o "papá". Al pretender ser padres, los niños se sienten capaces de controlarlos. Algunos expertos en desarrollo infantil plantean que este juego imaginario es fundamental para su desarrollo mental y social. ¿Qué podría ser más asombroso para un niño de tres años que tener un "bebé" con la cara de un pulpo o un gato?

 

2. Siempre están sonriendo.

Los animales de peluche son inmunes al miedo a quedarse atrás en la vida. No importa cuántas veces los arrojen, los arrojen o los dejen solos, siempre saludan a sus dueños con sonrisas sinceras y reconfortantes. Estas caras felices hacen que el mundo parezca un lugar mejor sin importar lo que esté sucediendo en la vida del niño. Mamá, papá o la maestra de jardín de infantes pueden estar decepcionados con ellos por cualquier motivo, pero no con su peluche favorito.

 

3. Dan los mejores abrazos.

Nada evita que el dolor de los moretones o las heridas caiga como un abrazo cálido y suave de un juguete de peluche. Otra gran ventaja de estos juguetes es que se pueden abrazar y abrazar durante mucho tiempo, como les gusta hacer a los niños pequeños, sin necesidad de respirar. Besar a un robot de juguete o una muñeca Barbie no puede ser tan agradable.

 

4. Son fáciles de limpiar.

No hay nada más fácil para un niño que tirar sus peluches al suelo, por ejemplo, sin hacerse daño, como si hubieran arrojado bloques de construcción o cubos al suelo. Los rollos son fáciles de limpiar, tanto por los niños pequeños, que aprenden higiene y cuidado, como por los padres, que pueden lavarlos fácilmente a mano y en la lavadora. Entonces, incluso después de jugar al aire libre, ni siquiera es un problema limpiar estos juguetes.

5. Son confiables y fuertes.

Los peluches duran mucho tiempo, por no decir para siempre. A menudo, nuestros padres guardan nuestros pequeños juguetes de peluche para la próxima generación y con mucho gusto se los dan a sus nietos después de un tiempo, explicando que este juguete pertenecía a mamá o papá. Por lo general, los niños pequeños aún no han aprendido a guardar sus juguetes por completo y muchas veces los tiran al piso, los golpean si están enojados con algo y por esta razón otros juguetes resultan más frágiles o al menos pueden estropearse. después de que alguien golpea el suelo con más fuerza, por ejemplo. Es por eso que los juguetes de peluche son confiables y fuertes, no se doblan, rompen ni abollan, no tienen pantallas para romper. Si se rompe accidentalmente, se puede arreglar fácilmente con una aguja, un poco de hilo y posiblemente un poco de pelusa adicional. Son perfectos para viajar en coche o avión.